Anillos con Ópalo

Llena tu mano de brillo con nuestros hermosos anillos de ópalo. Así podrás ver los fuegos de la piedra a donde quiera que vayas.

Es como llevar un increíble atardecer contigo. 

El ópalo es agua petrificada, y es una de las piedras mas bellas. Combinado con nuestros anillos de plata .925 será un amuleto maravilloso.

Filtrar por Piedra

Filtrar por Precio

Filtrar por Talla

  • Anillo de Plata con Ópalo Fuego

    Anillo de Plata con Ópalo Fuego

    $1,290.00
    Añadir al carrito
  • ¡En Oferta! Anillo de Plata con Ópalo Cereza

    Anillo de Plata con Ópalo Cereza

    $3,990.00 $3,190.00
    Añadir al carrito
  • Anillo de Plata con Ópalo

    Anillo de Plata con Ópalo

    $1,290.00
    Añadir al carrito
  • Anillo de Plata con Ópalo

    Anillo de Plata con Ópalo

    $1,290.00
    Añadir al carrito
  • Anillo de Plata con Ópalo Rojo

    Anillo de Plata con Ópalo Rojo

    $2,090.00
    Añadir al carrito
  • Anillo de Plata con Ópalo

    Anillo de Plata con Ópalo

    $1,290.00
    Añadir al carrito

Sobre nuestros anillos de ópalo

Lleva un anillo de ópalo en tu dedo para poder apreciar la belleza de arcoíris donde sea que estés. 

La poalabra Ópalo tiene diversos orígenes. Del latín opalus, que significa colores diversos. En sanscrito es upala, que significa piedra preciosa y del griego opallios o piedra para los ojos

El ópalo, desde la antigüedad, ha sido utilizado como talismán y como amuleto. Para los griegos daba el poder de ver el futuro, para los orientales era un objeto protector de malas energias, para los soldados Romanos tenía el potencial de protegerlos en sus batallas. 

A todo esto, se le suma la capacidad de potenciar la creatividad. Es considerada la piedra de los artistas. Si te dedicas al trabajo creativo el ópalo es el anillo ideal. 

Químicamente hablando, el ópalo es un  sílice hidratado. Está compuesto de dióxido de silicio, al igual que el cuarzo y otros minerales. Es una piedra preciosa muy apreciada en joyería, su valor depende de su pureza: la irradiación.

Los ópalos son piedras finas que han sido muy utilizadas por la realeza.

Un ópalo famoso es el que fue descubierto en Andamooka, una ciudad minera en  Australia durante la década de 1930. Fue descubierto por Sam Brookes y Roy Sheppard, quienes, atrapados en una tormenta, se protegieron debajo de un árbol cuando vieron a hermosa y brillante roca.

La pieza tiene un peso de 40.6 g y se ha acompañado con diamantes engazados en un collar de paladio. 

La reina Isabel II recibió el ópalo de Andamooka en 1954 cuando visitó el sur de Australia por primera vez.